Informe: Fuga de amoniaco en 2017 contaminó un río

El 18 de abril de 2017, la primera fuga tuvo un nivel de amoniaco por encima de lo permisible; YPFB lo niega. La segunda fuga, de mayo 2018, no contaminó.
La planta de Amoniaco y Úrea inaugurada en Bulo Bulo. Foto: Internet.




La planta de Amoniaco y Úrea tuvo dos fugas y en uno de los incidentes, en el de 2017, se confirmó “con evidencia suficiente” que hubo contaminación por el escape de amoniaco, según un informe de la Unidad Forestal y Medio Ambiente del Gobierno Autónomo Municipal de Entre Ríos. YPFB lo niega.

El alcalde de ese municipio, Aurelio Rojas, en respuesta al presidente del Senado, José Alberto Gonzales, y a la Petición de Informe por Escrito (PIE) No 896/2018, que fue recibida el 12 de julio, adjunta el informe técnico de inspección ambiental a la planta de Amoniaco y Úrea en el que se explican los pormenores de los dos incidentes.

El responsable de la Unidad Forestal y Medio Ambiente del municipio, Omar Alcocer, el 23 de julio -en su informe al Alcalde- da cuenta de los hechos.

Relata que el 18 de abril de 2017, poco tiempo después de haberse iniciado la puesta en marcha de la planta, se reporta el primer incidente ambiental. Posteriormente, el 10 de mayo de este año, se conoce un segundo, relacionado a la fuga de amoniaco.

Al detectarse los impactos ambientales en el arroyo Muñecas, se realizaron las mediciones de parámetros de amoniaco y pH en distintos puntos de referencia a la trayectoria de aguas que son vertidas a través de drenaje natural que sale de la planta de Amoniaco y Úrea. “En el primer incidente se detectó la presencia de niveles de amoniaco por encima de los límites permisibles. En el segundo caso no se registraron parámetros superiores a los límites permisibles”, sostiene.

Ante el incidente ocurrido en la primera instancia, el documento menciona que la planta realizó la “remediación” inmediata del tramo afectado, además se impulsaron reuniones con las autoridades locales.




El municipio realizó la inspección técnica del lugar en coordinación con autoridades locales y personal responsable de la planta en cumplimiento de la Ley 1333. “Hasta la fecha, en la planta de Amoniaco y Úrea de Bulo Bulo se reportaron dos incidentes ambientales, que en el primero tuvo incidencia suficiente que determina la contaminación por la fuga de amoniaco”, subraya el informe.

Al respecto, el vicepresidente nacional de operaciones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Gonzalo Saavedra, aclaró que el informe del municipio de Entre Ríos es de 2017, cuando la constructora de la planta tuvo una eventualidad en la prueba de equipos.

“El municipio hizo una investigación y sancionó. En ningún caso corresponde a YPFB. En junio yo expliqué a un medio sobre un evento de parada. Y me vuelvo a ratificar que no hubo ninguna fuga de amoniaco al exterior o medioambiente, fue una fuga interna en uno de los 450 equipos de la planta, pero en ningún caso hubo contaminación”, remarcó.

El Ministerio de Medio Ambiente y Agua, en una carta remitida el 11 de julio de este año al senador opositor Óscar Ortiz, señala que de acuerdo con la información que proporcionó YPFB sobre una inspección el 7 de julio de 2018, hubo un desperfecto técnico en el proceso operativo.

Esto “consistió en una fuga interna de amoniaco en Stripper del circuito de síntesis de úrea, que por estar aislado del sistema no se habría generado fuga de amoniaco al ambiente.




Sin embargo, aclara que no hubo fuga al ambiente y tampoco se evidenció contaminación del arroyo Muñecas.

Ortiz informó que presentará una denuncia penal contra autoridades de YPFB, Medio Ambiente y contra la Gobernación de Cochabamba por la contaminación del río Muñecas. “YPFB mintió al negar que el amoniaco hubiera tenido un impacto”, apuntó el legislador.
Fuente: Página Siete
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información