Diputado del MAS maneja red de corrupción hace 14 años

La asambleísta Lizeth Beramendi (Unico), quien destapó a fines de junio pasado la red de corrupción en la Alcaldía de Quillacollo, aseguró que la misma tiene, por lo menos, 14 años de vigencia manejada por el diputado Lucio Gómez, del Movimiento al Socialismo (MAS).
Diputado MAS Lucio Gómez.




La red de corrupción no se está desarticulando porque Lucio Gómez tenía un hombre de confianza, Henry Crespo, que hasta el jueves de la semana pasada era funcionario de la Alcaldía y seguía acomodando a gente de Gómez en la gestión de este actual alcalde, Willy López”, denunció Beramendi en una entrevista exclusiva con GENTE.

La asambleísta dijo que tienen que salir todos los actuales concejales y funcionarios municipales si se quiere desbaratar esta red y así acabar con la corrupción enquistada en la Alcaldía. 

Lizeth Beramendi también considera que los 10 meses que faltan para las próximas elecciones municipales es un lapso largo y peligroso, por lo que a principios de julio presentó una iniciativa al Parlamento para que se adelanten las elecciones municipales en Quillacollo, por emergencia. Sin embargo, esta propuesta está durmiendo el sueño de los justos por falta de voluntad política del partido en función de gobierno.

Todos los concejales siempre han trabajado con el MAS”, señala por su lado la concejal Angelina Zeballos, quien también destapó la compra irregular de una planta asfaltadora durante la gestión del exalcalde suplente Zacarías Jayta, quien guarda detención por audios que lo involucran en el tráfico de fuentes laborales y sobornos de empresas constructoras.
A solicitud de los vecinos, de dirigentes y de la Contraloría, Zeballos también denunció a cuatro “peces gordos a los que no se puede tocar”. Primero Eduardo Mérdia por nepotismo; a Héctor Montaño, que tenía a toda su familia trabajando en la municipalidad, a Antonio Montaño, que tenía a sus hermanas trabajando también en dependencias de la Alcaldía y al concejal Valerio Ramos.

“Esas denuncias han dado resultado porque las hice en el Viceministerio de Transparencia”.




“Esto de los audios a mí me llamó poderosamente la atención y los últimos que han salido los he escuchado atentamente y pienso que eso es mucho descaro”, señala Zeballos y en específico menciona uno de los audios en el que se instruye que el soborno al diputado Gómez debe ser llevado a su casa “tempranito porque él tiene que salir de viaje”.

LA LISTA DE IMPLICADOS.
El exalcalde Eduardo Mérida estuvo preso y ahora goza de detención domiciliaria, al igual que el diputado Lucio Gómez y Noé B., exdirector de Educación, que goza de medidas sustitutivas.

Gerson E., exjefe de Recursos Humanos; Florens A., exsecretario de Finanzas; Osmán P. y el exjefe de personal de Salud fueron enviados a la cárcel de Arani, San Antonio, San Pedro, respectivamente. 

Se sumó, Henry C., exjefe de Transportes, quien fue enviado ayer al penal San Pedro. 

El exalcalde Jayta y el expresidente del Concejo Víctor Osinaga están en las cárceles de San Sebastián y San Pablo.

El primer sentenciado de la investigación, es el exsecretario General, Grover Corrales. Se sometió a un proceso abreviado y le dieron cuatro años de prisión en San Pedro.

Hay tres “desaparecidos”, se trata de Israel A., encargado de cobrar las coimas; Ronal C., externo, y Nedenka M., exsecretaria de Grover Corrales.

HACE 30 AÑOS QUE QUILLACOLLO TIENE LOS MISMOS PROBLEMAS.
Anualmente Quillacollo dispone de un presupuesto de alrededor de 200 millones de bolivianos, pero hace 20 años que este municipio sigue teniendo los mismos problemas sin solución. Por ejemplo, la ciudad se sigue inundando en época de lluvia, el 70 % de la población no tiene agua potable ni red de alcantarillado, el hospital Benigno Sánchez  sigue siendo el mismo de hace tres décadas.

Además, en los últimos años, las únicas obras que se ven son pequeños asfaltados de calles, pequeños arreglos, pero ninguna obra de magnitud que mejore la vida de los más de 150 mil habitantes que tiene este municipio.

HACEN FALTA MÁS QUILLACOLLEÑOS EN CARGOS PÚBLICOS.
“Los quillacolleños necesitamos recuperar nuestra Alcaldía porque esta gente no es quillacolleña”, asegura Lizeth Beramendi sobre varias de las personas que en los últimos años han ocupado cargos en esta institución. 

“Somos tierra de la integración, pero tenemos que manejar nuestra casa los quillacolleños. Yo creo que cuando eres del lugar es como con tu casa, quieres verla bonita”, señala.

“Creo que las autoridades que tenemos ahora en el municipio son de Potosí, de Oruro. Por ejemplo el doctor René Fernández es de Ayopaya, entonces como que han migrado y viven ahí, están años en política porque es su modo de vida”, dice por su lado Angelina Zeballos.

1 DATO.




Hace 20 años se vive la inestabilidad política en  el municipio de Quillacollo.
EL PUEBLO NO SE MOVILIZA.
Para la asambleísta Beramendi, lo malo de Quillacollo en esta coyuntura es que la población es muy indiferente. 

"El pueblo reniega, el pueblo protesta, está encabronado, pero no se moviliza. Están esperando las elecciones para dar voto castigo y es lo mismo que está pasando a nivel nacional, la gente piensa que con su voto lo va sacar al Evo Morales. Pero no, el MAS no respeta el voto a nivel nacional y a nivel municipal los últimos 14 años tampoco lo ha respetado".

Para Beramendi, Quillacollo está en una coyuntura muy difícil y lo que queda es armar un proyecto, lavar la cara de los políticos y redignificar a Quillacollo

Sin embargo, considera difícil que la población confíe en una nueva propuesta porque hasta ahora todos los políticos han traicionado al pueblo.
LA RED COMENZÓ CON BECERRA.
Según la asambleísta Lizeth Beramendi, Lucio Gómez, dirigente vecinal y del transporte y luego diputado por el MAS, conformó su red de corrupción durante el  gobierno de Charles Becerra. "Gómez ya estaba hablando con Charles Becerra, ya tenía tratos con él, pero  nadie grabó". Luego tranzó con Eduardo Mérida, que pese a asegurar que no era masista durante su campaña, a los tres meses jura al MAS, pero algo pasó en ese trajín y Mérida se pelea con el MAS.

Lo mismo sucedió con Zacarías Jayta que a los tres meses de fungir como alcalde suplente jura al Movimiento Al Socialismo. Lo mismo sucede luego con Antonio Montaño, quien en un acto público dice: "Yo siempre he sido del proceso de cambio".
Fuente: Urgentebo
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información