Bolivia compra 4 veces más de China que lo que le vende

Entre 2006 y 2017, Bolivia exportó a China 3.317 millones de dólares, pero compró cuatro veces más, es decir 13 mil millones de dólares, por lo que el déficit comercial acumulado a 2017 ascendió a 9.678 millones de dólares, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior.
Intercambio comercial Bolivia - China. | Wilson Cahuaya.




Según el gerente técnico de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), Rafael Riva, los datos dan cuenta de que, por cada dólar que Bolivia le vende a China, le compra otros 4 dólares.

Pese a los últimos acuerdos logrados con China para la venta de cuatro productos, el valor de las importaciones con el país asiático, según especialistas, tiende a incrementarse, por lo que la alternativa para reducir la brecha entre importaciones y exportaciones está en incrementar las ventas bolivianas.

La quinua, el café, la castaña y el sésamo lograron consolidarse como productos de exportación en China, quedando fuera la carne de res y la soya, tras una visita de dos días al país asiático realizada por el presidente del Estado, Evo Morales.

Según datos elaborados por el IBCE, con información del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el año 2006 Bolivia exportó a China un valor de 36 millones de dólares, pero importó 227 millones, mientras que en 2017 exportó 401 millones e importó 2.027 millones. En esos 11 años, el déficit comercial asciende a 9.678 millones.

Riva sostuvo que el déficit comercial con China se da básicamente porque las exportaciones bolivianas a ese país están compuestas por productos extractivos y sin valor agregado, como minerales, madera o alimentos. “Mandamos prácticamente productos extractivos, pero compramos de ellos automóviles, electrodomésticos, que son productos con valor agregado muy alto”, explicó.

Mencionó, además, que el reto de Bolivia es exportar la mayor cantidad de productos con valor agregado, pese a que China es un potencial importador de materias primas. En ese sentido, destacó la reciente apertura de ese mercado asiático para productos bolivianos como quinua y café, aunque considera que será necesario incrementar la producción de estos granos y generar una estrategia de ingreso al gigante asiático.




Añadió que la producción de café en Bolivia oscila entre 21 mil y 28 mil toneladas por año, mientras que la demanda de China es de 86 mil toneladas. Por ello, considera que una estrategia sería atacar a nichos de consumidores exclusivos con un café orgánico, que tiene mejor precio y un menor volumen demandado.

Una estrategia similar se podría aplicar cuando se concrete la exportación de carne de res, aprovechando que el ganado boliviano, a diferencia del que producen otros países, es alimentado en base a pasturas naturales.

Por su parte, el gerente del IBCE, Gary Rodríguez, considera que no es de extrañar que Bolivia tenga una balanza comercial negativa con China, puesto que esto ocurre prácticamente con todos los países del mundo debido a la agresividad comercial adoptada por China. Agregó que China desplazó hace cuatro años a países como Estados Unidos, Brasil, Japón, Argentina, que históricamente eran los principales proveedores de Bolivia.

"Saludamos al hermano presidente de la República Popular China, Xi Jinping, y agradecemos el emotivo recibimiento en el Palacio del Pueblo con la entonación de “La Patria” y nuestro Himno Nacional. Esperamos que estas jornadas de reuniones sean productivas para nuestros pueblos". Evo Morales en China. Presidente de Bolivia

SE DEBE MEJORAR LA LOGÍSTICA EN BOLIVIA
Según el gerente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), Rafael Riva, el aumento de las exportaciones de Bolivia a China no está relacionado solamente con alcanzar una mayor producción, sino también una mejora en la logística que permita reducir costos.

Explicó que para ello es necesario facilitar los trámites para la obtención de documentos para exportar, diversificar las rutas terrestres y eliminar la cultura del bloqueo, puesto que cuando ocurren estas eventualidades surgen pérdidas importantes. Un camión parado por un día representa una pérdida de 150 dólares.
Fuente: Los Tiempos




Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información