Revilla dice que tiene charlas con el MAS y UN espera que aclare si está del lado de Evo

Para el MAS, es un hecho que Carlos de Mesa irá como candidato a la Presidencia por Demócratas y que su acompañante será el senador Óscar Ortiz. El senador y líder demócrata cree que el MAS muestra su nerviosismo.
El titular paceño anticipa que en un par de semanas se clarificará el tema de las alianzas I Foto: Los Tiempos.




Le tocó hablar de posibles alianzas opositoras y el alcalde de La Paz, Luis Revilla, golpeó la mesa. Sin dar nombres, mostró distancia de ciertos liderazgos opositores sin identificar nombres y confesó que sostiene conversaciones políticas por igual con el MAS y con Demócratas. En una rueda de prensa a la que convocó ayer, Revilla dijo que no habló de candidaturas con nadie, pero que sostiene charlas políticas con el partido del presidente Evo Morales, algo que luego le granjeó críticas de voceros de fuerzas opositoras.

Revilla, pese a sus conversaciones con el MAS, quiso aclarar que tiene una diferencia central con el MAS: no acepta la repostulación de Morales, con quien se reunió hace poco. Contrario a las expresiones de Demócratas, que insinuaron tener conversaciones con él en la búsqueda de coincidencias de cara a 2019, Revilla dijo que no trató la cuestión de las alianzas y recordó que él se separó del bloque de seis líderes opositores llamado ‘G-6’ (Revilla, Samuel Doria Medina, Tuto Quiroga, Víctor Hugo Cárdenas, Rubén Costas y Carlos de Mesa) por diferencias ideológicas y expresó su rechazo a expresiones “racistas” de cierto sector de la oposición.

Unidad Nacional (UN) salió a criticarlo. El senador Arturo Murillo comentó que “el pueblo de Bolivia espera claridad de sus líderes políticos, está cansado del ‘no, pero sí’ y del ‘sí, pero no’. Me preocupan estas declaraciones, espero que el señor Revilla deje el ‘culipandeo’ y dé certidumbre: si se pone la camiseta de la democracia y se alinea con todos los que estamos en esta defensa o se va con el MAS”.

Su colega demócrata María Elba Pinckert dijo que es amiga del alcalde hace 20 años, pero igual lo conminó: “Espero que esta vez no meta la pata, que sepa leer lo que ocurre en un país que rechaza a Evo Morales, y que ‘Lucho’ esté dispuesto a construir país”.

Revilla dejó claro que tiene charlas con todas las siglas: “También conversó con gente del MAS, porque se hacen evaluaciones políticas, porque uno tiene amistad, porque intercambiamos criterios sobre la coyuntura. Lo mismo hacemos con los Demócratas”.




Dijo que no ve como enemiga a la gente del MAS: “Los vemos como adversarios” y que “si hay otros actores políticos que, desde la oposición, están actuando con racismo, con odio, de eso nosotros no seremos parte. Un Gobierno pos-MAS debe ser fuerte y trabajar por el desarrollo del país, no retornar al siglo pasado”.

Revilla cree que el 21-F paralizó a la oposición, pese a que de todos modos habrá elecciones el 2019. No quiso decir con quiénes no se aliará de ninguna manera, pero puntualizó que dejó el ‘G-6’ porque él defiende la renovación.

Un periodista encaró a Revilla diciéndole que había trascendido que hubo una reunión política que tuvo con el presidente Morales. “Evidentemente, en los últimos días tuvimos una reunión con él, pero para plantearle el tema de horario continuo (mientras se realice la construcción de viaductos subterráneos y la remodelación de la plaza del estadio Hernando Siles), para pedirle que lo consideren en gabinete. El presidente tuvo la gentileza de recibirme y de decirme que lo analizarán, en absoluto se tocó el tema político”.

Está pendiente el trámite de personería jurídica nacional de Sol.Bo, la agrupación de Revilla, pero el alcalde dijo que si el Órgano Electoral autoriza su participación, no descarta que la sigla participe en las primarias, a las que asistirá de todas formas, según dijo.

El MAS apunta
Mientras tanto, el MAS, a través del asambleísta Lino Cárdenas, vaticinó que el expresidente Carlos de Mesa se aliará con Demócratas y que el candidato a la Vicepresidencia será el senador Óscar Ortiz.

Cárdenas manifestó que el partido del gobernador Rubén Costas se ganó el rechazo generalizado del occidente del país porque, según él, “es ‘anticolla’”. Luego dio por hecho que el senador Ortiz también es ‘anticolla’, pero “de forma más disimulada”.




Ortiz respondió que el MAS está nervioso y desesperado, y argumentó que por eso quiere cambiar la agenda del debate, “porque saben que Morales y García Linera no se pueden postular”. Por otra parte, manifestó que en estos días, la agrupación Demócratas sostiene conversaciones con distintas siglas políticas, pero que en ningún caso hay una definición de candidaturas para las primarias.
Fuente: El Deber
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información