Cómo sobrellevar la temida resaca tras tomar alcohol

Dolor de cabeza, indisposición estomacal, mareos, náuseas, temblores y dolores musculares son algunos de los síntomas de la resaca que se presentan al día siguiente de la ingesta de alcohol.
Dolor de cabeza, mareos y náuseas son los síntomas principales de la resaca. | zonadenoticias.com.




La resaca es un cuadro de malestar general que se presenta en las personas después del consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Aunque se manifiesta de diferente forma en cada individuo, a nadie le resulta agradable padecerla.

Los síntomas de la resaca son muy diversos y molestos. Entre ellos, “dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos, escalofríos, calambres, bastante sed, dolores musculares que pueden llegar a ser muy fuertes, fatiga, debilidad, náuseas, vómitos, dolor abdominal, mareos, temblor y taquicardia -latidos del corazón muy rápidos-”, explica el nutriólogo Marco Canedo.

El alcohol produce muchos efectos y daños al organismo, a corto y largo plazo. Entre ellos, afecta al cerebro, al hígado, al sistema nervioso, al riñón, al estómago, a los pulmones y al corazón.

Canedo explica que el beber alcohol afecta en un primer momento al sistema nervioso cambiando el estado de ánimo de la persona debido a un efecto bioquímico. Al principio produce sensaciones de alegría, euforia, relajación, de calma, de felicidad. Entonces la persona se siente más atrevida, más a gusto.

Posteriormente, el exceso de alcohol se va a acumulando en la sangre y empieza a producir algunos efectos sobre el sistema nervioso, la persona se pone más torpe, tiene movimientos bruscos y la visión se torna borrosa.

“Cuando hay una acumulación mayor de alcohol en la sangre, la persona incluso puede llegar a tener convulsiones, asfixia, síntomas de intoxicación, en determinadas circunstancias puede producirse un paro cardíaco”, señala.




Canedo comenta que la resaca también dependerá del tipo de alcohol que se consuma, las destiladas o fermentadas.

Entérese de algunas claves que pueden ayudar a sobrellevar la temida resaca. Estas recomendaciones son para el antes, durante y después de la ingesta de alcohol.

1. Comer bien antes y durante es muy importante.
Una de las formas más clásicas y efectivas para evitar la resaca es comer muy bien antes y durante la ingesta de bebidas alcohólicas.

“Existe una relación directa entre el consumo de alimentos y las bebidas alcohólicas”, señala el nutriólogo.

Explica que los alimentos evitan la absorción del alcohol.

Canedo recomienda consumir antes de beber dos cucharas de aceite de oliva para recubrir el estómago y así evitar la absorción de los alcoholes. Seguidamente ingerir alimentos,  preferiblemente carbohidratos y grasas, pues ambos ayudan a absorber el alcohol y proteger al estómago de sus efectos.

Por ello, también explica que es recomendable consumir alimentos mientras uno bebe, porque esto inhibe la absorción de los alcoholes.

2. A beber mucha agua.
“Evitar el consumo de alcohol es lo principal para prevenir la resaca”, recalca Canedo, pero también indica que lo que se puede hacer durante la ingesta es diluir el alcohol ya sea con bastante agua o bebida de dieta que no contenga azúcar.

Además, se puede ir alternando un sorbo de alguna bebida con cinco o más de agua.

Si uno le da puro alcohol al cuerpo, a éste no le queda otra más que absorber alcohol. Pero si también le da agua, el cuerpo elegirá el agua y esto ayudará a que no haya deshidratación en el organismo.

Este truco de diluir las bebidas ayudará también a bajar el grado alcohólico y por lo tanto, a consumir menos calorías.

Canedo, resalta que el alcohol engorda , provee siete calorías por gramo “más calorías que los carbohidratos y las proteínas y un poco menos que las grasas”.

Se aconseja también beber  mucha agua antes de dormir  y durante el día siguiente.

3. No mezclar entre distintos tipos de alcohol.
El nutriólogo explica que las bebidas alcohólicas que causan menos malestar son las destiladas (whisky,  ron, fernet) y las que  producen mayor resaca son las fermentadas —chicha, garapiña, guarapo—.

Aclara que también dependerá de que las bebidas destiladas sean consumidas con mucha cautela, en pequeña cantidad y mejor si son más diluidas.

EL DESPUÉS.
Al día siguiente. El nutriólogo Marco Canedo, aconseja no beber más alcohol al día siguiente.  Explica que es importante reponer las sales y el potasio que se pierden por el consumo de alcohol.

Caldos. El consumo de caldos da la sensación de saciedad, de bienestar y reconforta porque provee sales y minerales.




Menú del día siguiente. Vegetales cocidos más un pedazo de pescado o pechuga de pollo son una buena opción para el almuerzo. Durante la tarde, mates, y en la noche, mates con galletas de agua.
Fuente: Los Tiempos
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información