Constructora china intercambió 8 hectáreas de bosque por camino

Con el acuerdo, la empresa excavó hasta cinco metros de profundidad en el predio. La tierra extraída sirvió para el terraplén del tramo San Ignacio-San Borja.
La vía interna hacia Monte Grande Kilómetro 5, construida por CCCC. Fotos: Gastón Brito.




Una vía de ingreso a la comunidad Monte Grande Kilómetro 5 fue la compensación que entregó la empresa china CCCC por  el desmonte y excavación de ocho hectáreas de bosque en el Territorio Indígena Moxeño Ignaciano (TIMI).

La empresa construye la carretera San Borja-San Ignacio, obra para la que requerían  la tierra que sacaron de ese predio.

Nosotros les hemos dado tierra para el levantamiento de la carretera troncal porque ellos no nos mienten. Negociamos con la empresa china  porque, la verdad, es que para nosotros fue muy bueno”, explicó a Página Siete el excorregidor del TIMI  Mamerto Salvatierra.

El trato fue concretado en junio de 2018 y quedó plasmado en un documento que firmaron tanto las autoridades originarias como la empresa. En el acuerdo queda constancia del permiso a la constructora  para talar 10 hectáreas de un bosque y  excavar hasta en cinco metros de profundidad para  extraer la tierra. Ese material debía ser usado por la contratista para elevar el terraplén de la vía San Borja-San Ignacio, para su posterior asfaltado.

Como compensación, la empresa se comprometió a construir un camino de ingreso a la comunidad Monte Grande Kilómetro 5, de  2,5 kilómetros de longitud desde la carretera troncal. Una vez empezada la excavación, los comunarios del TIMI vieron que el área de trabajo era muy grande y decidieron reducir a ocho hectáreas el que denominaron “banco de préstamo”.

El terreno negociado queda a la salida del tramo San Borja-San Ignacio; solía ser un pequeño bosque con arroyos. Ahora es una especie de cráter con un letrero que dice: “Banco de préstamo”. La empresa y los comunarios señalan  que una vez se termine la excavación se limpiará el lugar y se convertirá en una laguna, cuyas aguas servirán para riego y un proyecto piscícola.
El banco  de préstamo, que era un pequeño bosque, ahora provee material para la carretera.
Necesidad de la obra caminera.




Salvatierra fue corregidor por siete años, de 2011 a marzo de 2019. Durante ese periodo se decidió firmar el acuerdo con la CCCC para solucionar los problemas de conexión  que tenía la comunidad en época de lluvias, cuando no podían salir de su comuna hacia la carretera principal para sacar sus productos.

“Vinieron (la empresa) con sus traductores e hicimos un acuerdo: nosotros les dábamos  espacio para que  saquen tierra para el tramo de la carretera San Borja-San Ignacio. Nos preguntaron qué queríamos a cambio, entonces pedimos la entrada hasta nuestro cabildo y ellos aceptaron. Ya no nos embarramos más”, comentó Salvatierra.

Indicó que los comunarios prefieren ese tipo de tratos porque así no tienen discusiones con las autoridades locales como Alcaldía o Gobernación, como en ocasiones pasadas.

Las comunidades de San Ignacio de Moxos, como Monte Grande Kilómetro 5, son territorios  planos. Por eso, las carreteras deben tener mayor altura en época de lluvia, para facilitar la salida de los pobladores y sus productos   hacia las ciudades.

Al igual que Monte Grande Kilómetro 5, otras comunidades están limitadas por la falta de caminos. La integrante de la Asociación de Agroforestales Indígenas de la Amazonia Sur- Aaias, Loida Rosell Ríos, contó que cuando solicitan obras a las autoridades les responden que “no hay presupuesto”.

“Queremos el apoyo de las autoridades para  mejorar los caminos. Hay comunidades que son lejanas y salir con nuestros productos cuesta mucho tiempo de viaje en bote y en caballos. Salimos con poco producto y lo que  se queda  se pierde”, reveló.

Aunque el lugar forma parte del municipio de San Ignacio de Moxos, la Alcaldía no participó  de la negociación, según el subalcalde del TIMI, Juan Carlos Maija Avira. “Hay un documento que firma la empresa china CCCC, que es constructora, y la comunidad; fue entre ellos”, dijo.

El territorio de San Ignacio de Moxos es también un área provincial con 164 comunidades. Las autoridades de la comuna son quienes toman  decisiones.




“Los subalcaldes de los Distritos Indígenas, TIM1, TIMI y Tipnis  son elegidos en encuentro ordinario de corregidores, máxima instancia de decisión de los Territorios o Tierras Comunitarias de Origen (TCO)”, acotó Roberto Hurtado, director de Comunicación del Ejecutivo Municipal de San Ignacio de Moxos.

Cuando una empresa desea negociar obras que involucran a las comunidades indígenas debe contactar a esas autoridades.

“Nosotros llamamos a reunión a la comuna. Entonces les informamos a todos lo que (la empresa) viene a solicitar y todos  decidimos”, señaló Salvatierra.

Añadió que CCCC se comprometió, además, a dar dos volquetas a cada una de las 23 familias de la comunidad y hacer mantenimiento a las alcantarillas, mientras construyen la vía.
El tramo  San Borja-San Ignacio aún está en construcción.
Se desmontó un bosque.
El especialista social de CCCC, Sergio Ibáñez, confirmó que la empresa constructora china firmó un acuerdo con los comunarios de TIMI. El documento fue firmado por los comunarios de Monte Grande y en representación de CCCC, Xinyu Wang.

“Se hizo un documento tipo con Monte Grande Kilómetro 5, a cambio de que ellos nos dieran 10 hectáreas”, aclaró Ibáñez.

El convenio facilitado a Página Siete señala: “El banco de préstamos deberá tener un tamaño de 300 metros de ancho por 350 metros de longitud y cinco metros de profundidad (…). Una vez que la empresa termine la extracción de materiales de préstamo, dejará como colaboración a la comuna, una poza y la vía de acceso”.

Ibáñez aclaró que el camino comprometido era de terraplén y de una longitud de casi dos kilómetros y medio con pasos de agua de los arroyos. Además que se iba a dejar limpia la fosa una vez extraída toda la tierra.

“Hemos tenido ciertas dificultades en el relacionamiento con la comunidad, por problemas internos de ellos. Incluso nos dijeron que querían ya nomás las compensaciones. Ellos pidieron  y así lo hicimos”, dijo Ibáñez.

Consultado sobre el impacto en el terreno que antes era un bosque, el especialista de CCCC, apuntó: “Todo proyecto carretero tiene ciertas licencias para hacer desmontes, si es necesario para obtener material”.

Añadió que se espera la aprobación de la ABC y la CAF –financiadora– para implementar un proyecto piscícola y turístico.

San Borja-Moxos.




  • Longitud.- La ruta tiene una extensión de 139,6 km.
  • Crédito.- En 2015 la CAF aprobó un monto de 172 millones de dólares para la vía, este crédito cubre el 70% del proyecto. La Gobernación de Beni cubrió el saldo.
  • Contratista.-  La contratada es la empresa china Asociación Accidental CCCC.
  • Supervisión.- Asociación Accidental Inypsa-Deyob.
  • Vía de acceso.-  El camino  interno que CCCC construyó para Monte Grande Kilómetro 5 está ubicado en la progresiva 181+500,  del lado izquierdo.
Fuente: Página Siete
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información