Ministra Sifuentes admite déficit en Quipus, pero evita considerar su cierre

“Es una empresa con números bajos. Queremos que eso pueda mejorar, pero usted sabe muy bien que una ministra en seis a ocho meses no va a tener magia para sacarlo de números rojos hacia adelante”, dijo ayer la titular de Desarrollo Productivo, Nélida Sifuentes, sobre la situación de la estatal Quipus.
La ministra Nélida Sifuentes (der.) y computadoras Qua, de Quipus.




Consultada sobre si correspondería su cierre, Sifuentes dijo que confía en que con nuevas misiones asignadas la empresa mejorará en un año.

Desde su inauguración, Quipus es una empresa deficitaria y, además, tiene a cinco exejecutivos investigados por irregularidades en el proceso de adjudicación de partes por 40,8 millones de bolivianos.

Por ello, economistas y diputados opositores consideran que la firma debe cerrarse para que el Estado deje de subvencionarla. Al respecto, Sifuentes indicó que se analizó la situación de la estatal y para que pueda recuperarse se emitieron decretos supremos que le permiten ampliar sus funciones. “Hemos firmado convenios para que pueda ensamblar televisores, también ensamblar medidores inteligentes de gas, agua y electricidad”, dijo.

Con esas acciones, Sifuentes espera que Quipus pueda recuperarse en 2020 y aportar para el pago de bonos del Gobierno. “Estamos seguros de que si Quipus trabaja con estas nuevas tareas seguramente al año puede estar aportando para el pago del bono Juancito Pinto; depende de los propios funcionarios. Yo encuentro que a cada trabajador que espera su sueldo no le interesa mejorar”, indicó. 

Agregó que también se realizan “ajustes” en la empresa, pero no detalló cuáles. La Ministra terminó la entrevista cuando se le consultó qué se haría con todos los celulares y computadoras que no se vendieron y que representan una pérdida para la empresa.

Se conoce que el 60 por ciento de la producción de celulares y computadoras no se llegó a vender y está almacenada.




De acuerdo a datos oficiales presentados por Quipus, en respuesta a la petición de informe 42/2017-2018, la estatal ensambló 27.750 celulares de la serie Tinku LTE y 3.000 de Heka 3G, pero sólo fueron vendidos 3.299 y 552, respectivamente.

Por otra parte, cinco exejecutivos son procesados por su participación en el proceso irregular de adjudicación por 40,8 millones de bolivianos.

El fiscal Edwin Enríquez informó el martes que la adquisición de partes y piezas para la fabricación de 40 mil celulares de los modelos Tinku LTE y Heka 3G fue realizada por adjudicación directa. Los equipos llegaron tarde y están almacenados.

Sifuentes indicó que se hallaron indicios de responsabilidad, por lo que ella cumplió con su obligación de procesarlos.

“Después de los procesos ya están varias personas en la cárcel, algunos con detención domiciliaria”.

QUIPUS PERDIÓ LICITACIÓN.
En 2015 y con el propósito de participar de la licitación pública, convocada por Entel, para la provisión de 100 mil teléfonos móviles, Quipus realizó la compra directa de 40 mil kits de ensamblado de celulares por 40.890.000 bolivianos, con un plazo de 85 días para la entrega.

Sin embargo, en la primera fase de ese proceso de contratación pública, la propuesta que presentó Quipus fue descartada por la comisión de calificación de la telefónica estatal.




La empresa, sin embargo, ensambló 38.000 celulares, en los que gastó 39,1 millones de bolivianos, pese a perder la licitación.
Fuente: Los Tiempos
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información