Zuleta: “Humérez es un payaso que juega a ser mercenario del MAS y del poder”

“Humérez es un payaso que juega a ser mercenario del MAS y del poder”. Así lo define el abogado Walter Zuleta con refugio en Perú al referirse a Luis Fernando Humérez Ortiz quien fue presentado por la Fiscalía de La Paz como el “testigo clave” en las investigaciones por la compra irregular de 170 respiradores para los enfermos de coronavirus.
Ex Abogado de Gabriela Zapata, Walter Zuleta (izq) - Fernando Humerez junto a Evo Morales (der). Fotos: Internet.




Dice ser operador del anterior gobierno y del actual. Piensa que el mundo gira al otro lado y en su mente probablemente piensa que las cosas funcionan así. Quiere plata de estas acciones pero es un vendedor de humo. Se presta a acciones por una suma cualquiera”, dijo Zuleta respondiendo a un cuestionario de Erbol.

Humérez se presentó el pasado jueves de manera voluntaria en la ciudad de Cochabamba donde pidió a la Policía ser trasladado a La Paz para proporcionar “muchos puntos que han quedado oscuros” y “brindar elementos contundentes” en la investigación, donde indicó que buscó cotizaciones por encargo de Fernando Valenzuela, exdirector jurídico del Ministerio de Salud.

En sus declaraciones afirmó que el precio final de 26.000 dólares por cada respirador fue fijado en un diálogo tripartido entre él, Iñaqui García representante de la proveedora IGM Consulting y el abogado Zuleta y que cada uno tendría una comisión de 340.000 dólares al cierre de la operación comercial.

Sin embargo Zuleta aseguró que “nunca sucedió esa llamada; sí hubo alguna intrascendente  fue de consulta técnica que realizó él por mi intermedio sobre cantidades de unidades y capacidades técnicas de lo que se podría requerir, nada más. Y reitero sin mencionar detalles de destino final, y nunca para cambiar presupuestos”.

Igualmente negó que durante algún contacto telefónico se haya puesto precios y comisiones porque él no trabaja de esa manera. “Suena risible incluso que por Internet, de continente a continente, tres extraños que nunca se han visto hagan tratativas dado que el mercado determina los costos y precios finales ¿Suena infantil, no?”.

Además afirmó que esas comisiones “no las pagaría ni un loco” porque hay que demostrar ante el fisco español que es uno de los más estrictos del mundo y sumar los porcentajes de impuestos, porque si se paga esto, hay que facturar. “La verdad si yo tuviera esa capacidad de determinar comisiones que me dieran la gana en empresas que no son mías, viviría en Wall Street y muy bien.




Dijo que solo a “una mente precaria como la del señor Humérez, fiel coeficiente intelectual de su partido político (el MAS) podría ocurrírsele semejante posibilidad de ganancias”.

Aseguró que con el argumento de ser amigo de los funcionarios, el “testigo clave” pidió comisiones y quiso hacer creer que él lograría ventas y al no tener respuesta y ser apartado naturalmente, decidió una vendetta que le salió mal porque se incriminó y apareció procesado.

“Deberían darle cárcel porque por él se retrasan soluciones de entrega de equipos y muchas muertes vienen en los siguientes días. Ese agravante es algo que deberían agregar al delito indeterminado que se le ha atribuido, aunque no tengo detalles del mismo. La otra versión que circula es que está pagado por instancias políticas para generar distracciones del caso y logre salvar a gente y tapar otros negociados de salud. Por cualquiera de las vías, es un maleante irresponsable que merece cárcel por los agravantes”, comentó.

Manifestó que lo señalado por Humérez “es una soberana estupidez en tiempos, plazos y lugares. Si la Fiscalía le cree, pues son otros crédulos también. Ponerlo como testigo-clave es hasta chistoso. Nadie le debería creer por sus antecedentes políticos y de estafador; más que un testigo-clave, es un tonto útil pero nunca gratuito”.

Dijo que Luis Fernando Humérez  “tiene intereses monetarios en esto, segurísimo, ya sea por extorsionar a alguna de las partes o por servir de agente de distracción a otras realidades que se están encubriendo por decisiones políticas pero de que cobra, seguro que hay alguien le está pagando”.

Afirmó que la pena es que todos piensan en su bolsillo y en la próxima elección, mientras los muertos suman y siguen cada día y lo peor se viene en invierno, época en que podrían agravarse con los resfríos.

Zuleta precisó que Humérez lo viene llamando desde enero de este año en busca de materiales de construcción en su calidad de contratista de algunas obras del Ministerio de la Presidencia  y luego por equipos médicos.

Admitió que en su calidad de empresario realiza transacciones online, sin contratos ni dependencias con cientos de empresas que venden productos, pero que con esta situación de la pandemia el comercio está paralizado. En esa condición dijo que puede conseguir a través de sus contactos, no en horas sino en minutos, insumos con precios de origen.




Estima que a raíz de este escándalo Bolivia podría tener dificultades para comprar insumos en el exterior. “Mi mensaje es que dejemos de ser los típicos crédulos a cualquier versión de desquiciados, son portadores de fake news con patas y por dinero, si lo ven bien. Tampoco creamos en duendes le hace daño a todo el país” acotó.

“Mi pregunta a los agoreros, paladines justicieros y conveniencieros ¿Creen que alguien le querrá vender algo a Bolivia ahora, después de este escándalo?  ¿Qué hacemos con la pandemia? Quizás empezar a comprar ataúdes sería lo adecuado, aunque seguro saltarán los mismos a buscar su parte de la torta”, comentó Zuleta, empresario y conocido dirigente del futbol boliviano.
Fuente: Erbol
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información