La confrontación política empaña el festejo central de Cochabamba

Cochabamba celebró el 208 aniversario de su gesta libertaria con una nueva jornada de confrontación, que tensó el desfile cívico militar en pleno paseo de El Prado.
El conflicto por el 21 F y la repostulación de Evo Morales se trasladó ayer al desfile. | APG.




Tras el paso de las Fuerzas Armadas y la Policía, un grupo de ciudadanos defensores del voto del 21 de febrero logró ingresar a El Prado por la plazuela Colón.

Entre amagues de enfrentamiento, los policías y policías militares que resguardaban la zona intentaron bloquear su ingreso con el uso de agentes lacrimógenos.

En la esquina de las calles Mayor Rocha y 25 de Mayo, los manifestantes derribaron la barrera de seguridad y formaron filas con banderines y poleras del 21F al coro de “Bolivia dijo No”.

El médico Carlos Nava, representante de la Coordinadora por la Democracia, denunció la represión. “Ha habido gasificación por parte de los militares y de los policías, quienes, desconociendo los derechos de los ciudadanos y de la libertad de expresión, nos reprimieron y gasificaron”, dijo.

A pesar de las discusiones con personas afines al Gobierno que marcharon y luego se sentaron en el recorrido, el grupo logró completar su paso. Otro tumulto de personas del mismo colectivo ingresó por la plaza de las Banderas.

Ante el aplauso de la alcaldesa suplente, Karen Suárez, y el presidente del Concejo Municipal, Iván Tellería, permanecieron unos minutos frente al palco gritando nuevamente “Bolivia dijo No”.
Los ciudadanos del colectivo 21F intentan escapar de la gasificación en la plaza Colón, en medio de empujones con la Policía. | APG.




El gobernador Iván Canelas decidió retirarse antes de estos sucesos. Mientras que otras autoridades del Movimiento Al Socialismo (MAS), como la senadora Carola Arraya, prefirieron quedarse mostrando carteles con la cara del presidente Evo Morales.

Al paso de este colectivo, la banda policial entonó con mayor fuerza la marcha militar.

El jueves, en la sesión de honor, asambleístas del MAS y oposición se enfrentaron con golpes y empujones.

La asambleísta Lizeth Beramendi (Único) fue agredida por tres asambleístas suplentes del valle alto del MAS, quienes ayer no quisieron dar declaraciones sobre lo sucedido. “Cual delincuentes, han venido a empujarnos, a agarrarnos de los cabellos, con patadas. Eso es fragante violencia política”, declaró Beramendi.

Al respecto, el vicepresidente Álvaro García Linera, que asistió a en los actos matutinos por la efeméride, dijo que los legisladores compensan su carencia de ideas con violencia. “El tamaño de sus gritos es el tamaño de su cerebro, el tamaño de sus insultos es el tamaño de su programa de gobierno. El día de ayer la oposición ha mostrado la envergadura que proponen y el tipo de democracia a la que nos quieren llevar”, acusó. Para la tarde, la autoridad no estuvo presente.

Pedido de unidad
En el tedeum, el rector de la Catedral Metropolitana, padre Marcelo Bazán, pidió unidad a los cochabambinos a pesar de los problemas que enfrenta el departamento.

“Nuestro departamento hoy padece innumerables cruces que la agobian y ponen en el límite su fe y esperanza. Pensemos en los hilos de muerte que se nos presentan, problemas que nos desgarran”.
Los policías militares impiden el paso de los ciudadanos del colectivo 21F que protestan desde la acera. | Hernán Andia.




Bazán mencionó el alto índice de feminicidios, la contaminación, el tráfico de drogas, e invocó la presencia de la Virgen de Urkupiña para velar por los cochabambinos.
Fuente: Los Tiempos
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información