Menor que denunció a su padrastro policía por abuso sexual, está en un hogar

Totalmente abandonada quedó una menor de 13 años después de denunciar a su padrastro —de profesión policía— por abuso sexual. El proceso, que en un principio fue impulsado por la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) de Cochabamba en abril de este año, ahora sólo es seguido por una fundación porque la madre y familia de la niña apoyan al uniformado, que, pese a estar imputado, aún trabaja con normalidad en la institución policial.
Foto referencial.




El delegado de la Defensoría del Pueblo, Nelson Cox, informó que la menor fue víctima de abuso sexual y toques impúdicos reiterativos por parte de la pareja de su madre, quien, en lugar de denunciar el hecho, decidió guardar silencio.

Según la denuncia, los maestros de la víctima advirtieron cambios conductuales en la adolescente, por lo que dieron parte a la DNA, institución que después abandonó el caso.

“El funcionario policial se apersona a instalaciones de la Defensoría de la Niñez y amenaza a los funcionarios, les advierte que, si continúan con el proceso, él iniciaría una demanda y proceso contra los funcionarios municipales”, señaló Cox.

El policía fue identificado como Virgilio C. E., cuyo destino en la institución policial es investigado por Asesoría Legal de la Defensoría del Pueblo para iniciar una denuncia en su contra ante el Comando Departamental de la Policía.

La niña está en estado de abandono, toda la familia de la madre apoya al policía agresor. La madre no cree en las declaraciones de su hija; es más, la apunta como mentirosa”, expresó Cox.

El proceso en la vía penal avanza y el Ministerio Público presentó una imputación contra el agresor, quien, a través de diferentes procedimientos legales, trata de frenar el avance de este proceso.

“Nosotros seguiremos apoyando este caso hasta su culminación, que se presente una acusación”, dijo el delegado defensorial.

La información proporcionada a este medio de comunicación refiere que la víctima no puede estar a cargo de la familia ampliada, ya que se desconoce el paradero y existencia de su familia paterna, y que la familia materna se ofreció como testigos para declarar a favor del funcionario policial.

Actualmente, la víctima vive en un centro de acogida y solamente recibe el apoyo de la Fundación una Brisa de Esperanza (FUBE), ya que la DNA abandonó el caso por las denuncias vertidas por el acusado.

Debe existir una persecución penal reforzada entre la Policía y la Fiscalía, debe existir una ponderación de derechos cuando las víctimas son niñas y adolescentes, y los agresores son funcionarios policiales”, manifestó Cox.

Actualmente no existe un proceso disciplinario contra Virgilio C. E., dado que la Fiscalía Policial investiga faltas disciplinarias y no delitos penales.

El funcionario policial se apersona a la Defensoría de la Niñez y amenaza a los funcionarios

INVESTIGAN FALLO DE APELACIÓN DEL CABO.
El comandante departamental de la Policía, Raúl Grandy, explicó que cuando el Tribunal Disciplinario de la Policía emite una resolución, el funcionario policial puede apelar y es el Tribunal Superior Disciplinario el que debe resolver esta situación.

“Mientras esta instancia no se pronuncie, los denunciados continúan trabajando, pero no están en unidades operativas, con la prohibición de usar el uniforme policial en vía pública”.




Respecto a la agresión que sufrió una trabajadora sexual transgénero, Grandy anunció que iniciará un proceso contra el policía acusado, quien además el día de la agresión se encontraba de servicio.
Fuente. Los Tiempos
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información