Evo Morales pide defender la madre tierra, pero impulsa 10 acciones que la destruyen

El presidente Evo Morales pidió ayer, en su discurso en el 74 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se activen acciones concretas para proteger la madre tierra y combatir el calentamiento global, pero, según activistas, contrariamente el mandatario activó en Bolivia los últimos años al menos 10 acciones que contribuyen a destruir la naturaleza.
Activistas bolivianos en EEUU protestan contra Evo Morales, en la sede de la ONU, ayer. Foto: Grace Alejandra (izq) - El presidente Evo Morales en la Asamblea de la ONU, ayer. Foto EFE.




“Nos reunimos en el foro para debatir y buscar soluciones a las graves amenazas que sufre la humanidad y la vida en el planeta”, dijo Morales en la ONU.

El Mandatario aseveró que “nuestra casa, la madre tierra, es nuestro único hogar, es irreemplazable, y cada vez sufre incendios, inundaciones, huracanes, terremotos sequías y otras catástrofes”.

Morales aseveró que los incendios en la Chiquitanía le sorprendieron y que, como Estado, movilizaron todos los recursos disponibles, erogando más de 15 millones de dólares para mitigar el fuego.

El Presidente pidió atacar las causas estructurales del cambio climático, que a su juicio son el capitalismo y el mercantilismo, e instó a los mandatarios y cancilleres a entregar a la siguiente generación un mundo más justo y más humano.

Pero Morales, durante los últimos años, impulsó 10 acciones que destruyen la naturaleza, a decir de expertos: las normas que aprueban chaqueos y desmontes, los asentamientos en zonas protegidas, la exploración de hidrocarburos en áreas de protección natural, la minería en ríos y zonas protegidas y la ampliación de la frontera agrícola.

También afectan la naturaleza las obras viales en zonas protegidas como la carretera por el Tipnis; la desprotección de comunidades indígenas; los proyectos hidroeléctricos como el Bala, Chepete y Rositas; la aprobación del etanol y biodiésel sin estudios, y la autorización del ingreso de eventos transgénicos de la soya sin evaluaciones de impacto ambiental.

El investigador del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis), Leonardo Tamburini, aseveró que el modelo de desarrollo económico del Gobierno es totalmente contrario a los derechos de la madre tierra.
La comitiva boliviana en la Asamblea General de la ONU, ayer. Foto: ABI.




“Su modelo tiene como base la destrucción de la madre tierra, el aprovechamiento indiscriminado de los recursos naturales para generar supuesta riqueza y bienestar, es un modelo extractivista cuyas consecuencias las vemos hoy”, dijo Tamburini.

El experto en temas medioambientales explicó que los efectos palpables de estas políticas se están manifestando en los incendios en la Chiquitanía, que refleja el modelo extractivista agroindustrial y ganadero de escala, que es el que ataca y destruye los bosques.

Otras acciones que destruyen la naturaleza son la megaminería, las hidroeléctricas en varios ríos que tendrían impactos ambientales y el extractivismo de hidrocarburos que mantiene al país a través de al renta petrolera, pero este último está en crisis, por lo que el Gobierno quiere sustituir esos ingresos con ganadería, biocombustibles y otros proyectos, que suponen la destrucción de los bosques.

“Ir a decir a la ONU que hay que salir con un modelo no capitalista, cuando el modelo que plantea (en Bolivia) es el extractivismo capitalista como único modelo, y quienes lo critican son enemigos del pueblo, nos parece paradigmático”, aseveró.

Para el activista de los derechos de la madre tierra Pablo Solón, Morales “se midió” en sus palabras ante la Asamblea de la ONU y evitó decir lo que dijo en el Foro Alianza por la Amazonía, el pasado lunes, cuando aseguró que actuó con eficiencia y prontitud ante los incendios. Respecto al planteamiento de Morales de acciones concretas para salvar la madre tierra, el ambientalista dijo que el Mandatario “es totalmente incongruente entre lo que dice y lo que hace”.

Evo ha convertido los derechos de la madre tierra en un eslogan para el exterior, pero no en una política implementada en Bolivia, cuando uno ve sus programa de gobierno no hay ni una sola medida concreta para hacer realidad los derechos de la madre tierra”, dijo.

“Él (Morales) ve (los derechos de la madre tierra) como un discurso, no como algo que tiene que hacerse realidad, que tiene que efectivizarse en Bolivia, por eso no tiene propuestas concretas”, indicó.

El activista enumeró algunas de las acciones gubernamentales que dañaron la madre tierra, como la Ley 741, que autoriza el desmonte para pequeñas propiedades, aprobada en septiembre de 2015; los proyectos de represas de Rositas (Santa Cruz)

Chepete y El Bala (La Paz) y Cachuela Esperanza (Beni), que afectarán seis áreas protegidas, y la aprobación del uso de dos eventos transgénicos para soya, con el fin de impulsar los agrocombustibles.

“No hay estudio de evaluación de impacto ambiental, ni institucionalmente ni de los proyectos específicos, no se ve ningún ejemplo en el que (el Gobierno) ha hecho prevalecer los derechos de la madre tierra por encima de los intereses de inversión o de show político y mediático”, aseveró Solón.

Tamburini cuestionó la “doble faz” del Gobierno y lamentó que el Ejecutivo “siempre se manejó así, teniendo una doble faz, siempre ha hecho esto y no tenemos que esconder que eso se facilita por la posición del país vecino con (Jair) Bolsonaro, que a diferencia de Evo hace alarde de la destrucción de la Amazonía; Evo lo que hace es mostrar lo contrario, quiere ser el bueno de la película”.

ACTIVISTAS EXIGEN DECLARAR DESASTRE.
Activistas protestan contra Evo Morales en las afueras de la Sede de la ONU, en Nueva York. | Grace Alejandra.




Un grupo de residentes bolivianos en EEUU llegó ayer frente a la sede de la ONU, en Nueva York, para exigir al presidente Evo Morales la declaratoria de desastre nacional, porque los fuegos forestales ya consumieron más de 3 millones de hectáreas. Por su parte, el canciller Diego Pary minimizó la protesta y dijo que ni siquiera se dieron cuenta de la misma.

“Evo, declare emergencia nacional ya” y “SOS Bolivia - Necesitamos ayuda internacional” decían algunos de los carteles de los protestantes, al momento en que Morales daba su discurso en el 74 período de sesiones de la Asamblea General.

ACCIONES.
1.- Normas de quema.- En 13 años, el gobierno del MAS aprobó siete normas que afectan el medioambiente

2.- Asentamientos.- El Gobierno aprobó más de 1.400 asentamientos, muchos de ellos en áreas forestales.

3. Exploraciones.- El MAS aprobó la exploración de hidrocarburos en áreas protegidas, como Tariquía, Tarija.

4. Minería.- El MAS aprobó la explotación de minerales en zonas forestales, como en Apolobamba, La Paz.

5. Frontera Agrícola.- El Gobierno anunció la ampliación de la frontera agrícola hasta 10 millones de hectáreas.

6. Carreteras.- Proyectos que destruyen zonas protegidas, como la carretera por el Tipnis.

7. Hidroeléctricas.- Proyectos como El Bala, Chepete y Rositas afectarán seis zonas protegidas.

8. Biocombustibles.- La producción de biocombustibles como el etanol impulsará la ampliación zonas agrícolas.

9. Transgénicos.- La autorización de dos eventos de transgénicos de la soya para producir biocombustibles.

10. Pueblos indígenas.- Políticas afectan a pueblos indígenas que cuidan la naturaleza.

EVO PIDE A ONU QUE EXIJA A CHILE CUMPLIR FALLO DE CIJ.
REDACCIÓN CENTRAL.
El presidente Evo Morales pidió ayer a la Organización de Naciones Unidas (ONU) exigir que se cumplan las discusiones favorables a Bolivia que se generaron en la Corte Internacional de Justicia de La Haya con la demanda marítima contra Chile.

Para Morales, la salida soberana al océano Pacífico de Bolivia es un tema pendiente y sobre la cual el país no renunciará. El Jefe de Estado dijo, en la sede de la ONU en Nueva York, que existen tres elementos sobre las que la CIJ se pronunció y deben ser cumplidos.

“La ONU debe vigilar y exigir el cumplimento integral de las decisiones de la Corte (CIJ), para que ambos pueblos (Bolivia y Chile) sigamos negociando de buena fe para cerrar las heridas abiertas”, manifestó Morales.

Agregó que es posible “promover un espíritu de buena vecindad y abrir un nuevo tiempo en nuestra relación (con Chile) para forjar soluciones mutuamente aceptables y duraderas”.
Fuente: Los Tiempos
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información