Silala: Anticipan segunda derrota en La Haya por el manejo irresponsable del MAS

Longaric pide informe a Rodríguez Veltzé sobre todo el proceso que lideró ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). En el Legislativo anuncian pedidos de informe e interpelaciones. Los alegatos orales dentro de 6 meses aproximadamente.
El Gobierno de Evo Morales admitió que parte de las aguas del Silala es de curso Internacional, Fotos: Internet.




El gobierno de la presidenta Jeanine Añez anticipó una segunda derrota de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, esta vez en la demanda que Chile presentó por el uso de las aguas del Silala en el gobierno del MAS. Según el agente, Jaime Aparicio, ya no está en discusión si se trata o no de aguas compartidas, sino qué se va hacer con los canales artificiales.

Tanto la canciller Karen Longaric como el agente Aparicio responsabilizaron al expresidente Evo Morales, a los excancilleres y al exagente Eduardo Rodríguez Veltzé de un manejo “irresponsable” y sin estudios técnicos previos del tema.

Longaric y Aparicio, designado como nuevo agente de Bolivia ante La Haya, realizaron sus primeras reuniones con el equipo de abogados y expertos que defienden a Bolivia en el proceso que instauró Chile contra nuestro país. En dichos encuentros recibieron un informe de cómo va el proceso en el tribunal internacional.

Después de los encuentros y a pesar que no pueden divulgar detalles del mismo por norma de La Haya, el agente Aparicio, en entrevista con el periodista Carlos Valverde, adelantó que en esta nueva fase que ya concluyó con la presentación de los alegatos escritos, el escenario cambió porque ya ni siquiera está en discusión si se trata de un río internacional como argumenta Chile, o son manantiales naturales como sostiene Bolivia.

“La realidad es que se ha consolidado el tema de que son aguas naturales compartidas entre Bolivia y Chile. Eso ya no va a estar en discusión a partir de ahora. Los temas que van a estar en discusión los ha mencionado la Canciller (como) los canales, qué se va hacer con esos canales”, dijo Aparicio desde La Haya.

El diplomático enfatizó en la idea de que cuando el Gobierno actual tomó conocimiento de este proceso es “bajo una realidad distinta” y ya no es trascendental que la Corte diga si se trata de un “río internacional” o son bofedales, porque el mismo proceso avanzó dando un viraje distinto. Responsabilizó del hecho al gobierno de Evo Morales y su “falta de institucionalidad, falta de coherencias y falta de estudios”.




“Es absolutamente irresponsable que un 23 de marzo, creo de 2009, haya amenazado Evo Morales a Chile, haya hablado de un robo de agua, haya hablado de demandarlos ante las cortes internacionales, lo mismo de su canciller Choquehuanca, sin tener la preparación técnica necesaria. Nunca contrataron empresas que hagan estudios más allá del voluntarismo de grandes patriotas bolivianos, se necesitaban estudios de fondo, perforaciones, estudios geofísicos, todo para tener las condiciones de decir que nos robaban o para llevar a un país a la Corte”, dijo Aparicio.

CANCILLER.
La canciller Karen Longaric adelantó que lo que corresponde es que el exagente de Bolivia ante La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, informe al actual Gobierno sobre cómo realizaron su trabajo para defender a Bolivia en la demanda que puso Chile por el Silala.

“Lo que si convendría es que Rodríguez Veltzé explique como corresponde y presente los informes escritos tanto a la Cancillería como a Diremar para que él pueda hacer un corte en su gestión como Agente”, dijo Longaric.

En ese marco, aclaró que “este Gobierno aún no ha tomado y no ha presentado ni un sólo escrito y no ha presentado absolutamente nada a la Corte Internacional, porque lo que toca es acudir a los alegatos orales que probablemente van a ser notificados dentro de seis meses”.

Es decir, que lo más probable es que el fallo que emita la CIJ de La Haya se conocerá con el nuevo Gobierno que se posesione después de las elecciones del 3 de mayo.

DATOS.
Chile demandó a Bolivia ante la CIJ en 2016 argumentando que las aguas del Silala, situadas en el cantón Quetena Chico en el suroeste del departamento de Potosí, constituyen un río internacional y no de un manantial como señala Bolivia.

Bolivia presentó en agosto de 2018 la contramemoria de esa causa y al mismo tiempo interpuso una contrademanda por el Silala, esta última para pedir el respeto a la soberanía en relación a las aguas que corren por los canales artificialmente construidos por Chile.

Hasta septiembre del año pasado, ambos equipos concluyeron con la fase escrita del proceso y están a la espera de que la Corte de La Haya notifique las fechas para la realización de los alegatos orales.

PEDIRÁN EXPLICACIONES A RODRÍGUEZ VELTZÉ.
El diputado de Unidad Demócrata (UD), Gonzalo Barrientos, informó que la Comisión de Relaciones Internacionales de la Cámara de Diputados convocará al exagente de Bolivia ante la Corte de la Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, y a representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores para que brinden un informe pormenorizado sobre el tema del Silala.

Desde su cuenta de Twitter, Rodríguez Veltzé manifestó la importancia de abrir información sobre el tema de las aguas del Silala, pero llamó a las autoridades a no usarlo como un tema político.

Barrientos también dijo que se convocará a los representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores para que brinden un informe pormenorizado sobre el último comunicado al respecto, que publicó esa cartera de Estado, en el cual señala que “el litigio ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se inició durante el gobierno de Evo Morales y en sus actuados procesales (contramemoria) se admitió que una parte de las aguas del Silala fluye de manera natural hacia Chile y constituyen un curso de agua internacional”.

Para el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Edgar Montaño, son declaraciones que benefician al país chileno y no puede creer que la canciller de Bolivia, Karen Longaric, emita ese tipo de declaraciones que van en contra de su propio país.




El 23 de marzo de 2016, el expresidente Morales encargó a la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar) preparase un juicio internacional en contra de Chile por el tema de las aguas del Silala. En ese entonces, Morales afirmó que el país vecino hacía uso ilegal de esas aguas “sin pagar un solo centavo”. Empero, poco tiempo después, Chile se adelantó y demandó a Bolivia ante la CIJ para que defina si las aguas del Silala son de un río con curso internacional o no.
Fuente: El Diario
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información