Bolivia es el país con mayor vulnerabilidad social y económica al coronavirus

Un informe de Oxford Economics revela que es el país más vulnerable con respecto a otras economías emergentes. Las autoridades admiten un frágil sistema de salud y el plano económico se encuentra afectado por la dependencia de materias primas y el déficit fiscal.
Al igual en el resto del mundo, el escenario que atraviesa Bolivia es desalentador. Las Autoridades piden acatar las medidas para evitar la expansión del virus, Foto: Los Tiempos.




Las economías emergentes llegan tarde al drama del coronavirus. Mientras algunos países ya empiezan a resarcir y mitigar los daños, el caso de Bolivia se ve afectado por un sistema de salud deficiente (un legado de los anteriores gobiernos, según la actual administración sanitaria) y una fragilidad económica que llevaría al país al desahucio. Un informe de Oxford Economics exhibe que Bolivia es el país con mayor vulnerabilidad social y económica a los efectos de la pandemia.

El informe de dicho ente internacional, especializado en el análisis y pronóstico macroeconómico, sitúa a Bolivia en una escala de 7,1 sobre 10. Le siguen otras economías emergentes como Nigeria (7,0) y Perú (6,8).

La investigación expone estos resultados y apoya su análisis en tres ejes centrales: colapso del sistema de salud, el sistema de gobierno y el shock de la actividad económica. Cada uno muestra tres subgrupos, en donde Bolivia muestra falencias que son advertidas por Oxford Economics.

Las falencias.
La primera de ellas es la dependencia de los commodities (o materias primas, principalmente hidrocarburos y minerales, cuya estrecha vinculación es del 95%, según el reporte), seguido del déficit fiscal (una tarea a la que el Gobierno de transición apuntaba a reducir antes del brote del coronavirus y la caída de los precios del petróleo, logrando en primera instancia llevarlo del 8,1% al 7,2% del PIB, según el Banco Central).

En tercer lugar, está la sombra de un sistema de salud deficiente. Un ejemplo de ello es el dato que revela que en 2019 había un médico por cada 1.000 habitantes, a lo que se suma la falta de especialización sanitaria que ha sido expuesta ante el brote del Covid-19. El 10% para Salud (que saldría del Presupuesto General del Estado) anunciado por la presidenta Jeanine Áñez, es un tema en agenda, pero que no resuelve la actual crisis sanitaria, según los entendidos en Medicina.
Fuente: El Deber




Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información