Dos oficiales con varias denuncias asumen altos mandos policiales

Al menos dos altos cargos dentro de la Policía Nacional fueron ocupados en las últimas horas por coroneles que son procesados o investigados por denuncias en su contra.

Toma de posesión de principales cargos policiales del país - Maximiliano Dávila Pérez que pesa en su contra múltiples denuncias. Fotos: APG, Internet.



Maximiliano Dávila Pérez, según las listas oficiales, estará al frente del Comando Departamental de Cochabamba, mientras que Alexander Rojas fue posesionado como director nacional de Planeamiento y Operaciones.

Durante el gobierno de Evo Morales, el entonces director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), Maximiliano Dávila Pérez, fue denunciado por diferentes delitos como “volteo” de droga y extorsión.

Antes de ser relegado de la Dirección Nacional de la Felcn, Dávila declaró que al menos 50 dirigentes cocaleros afines a Morales estaban siendo investigados, en ese entonces, por narcotráfico.

En noviembre de 2019, Pedro Montenegro, procesado por narcotráfico y antes de ser extraditado, denunció a Dávila por extorsión.

En una carta notariada, Montenegro habla de “una rivalidad personal y de carrera del coronel Maximiliano Dávila Pérez, quien no descansó hasta destruir todo lo que tenía a su alcance y por una serie de intereses, poder, extorsión para beneficio económico y pase libre para sus delitos, creando cortinas de humo y poniendo al servicio de un tirano narcogobierno”.

El 21 de noviembre del mismo año, Dávila reveló que al menos 50 dirigentes cocaleros afines a Evo Morales eran investigados por narcotráfico, de los cuales 10 ya estaban siendo procesados.

En mayo de 2019, el ahora excomandante general de la Policía, Vladimir Calderón, advirtió sobre el inicio de una investigación interna contra Dávila, tras haber recibido la denuncia del excoronel Gonzalo Medina, quien acusó a Dávila por volteo de 35 kilos de droga a narcotraficantes en Santa Cruz.

Además, en el departamento de Cochabamba continúa vigente un proceso iniciado por un empresario privado, Wilson Sahonero. La denuncia iniciada en 2015 es por presunta extorsión. El abogado de la víctima señaló que el jefe policial llegó a extorsionar cerca de 300 mil dólares a su cliente.



Este proceso implica también a otros funcionarios policiales antidrogas, quienes, según la denuncia, habrían armado un caso de legitimación de ganancias ilícitas contra Sahonero.

Otro caso.

El ahora director nacional de Planeamiento y Operaciones, Alexander Rojas, tras los conflictos poselectorales fue puesto a disposición investigativa por haber sido vinculado con el Movimiento Al Socialismo (MAS) y los grupos que ocasionaron quemas y destrozos en unidades policiales del departamento.

Rojas, junto a otros jefes policiales, fue replegado al Comando General mientras se desarrollaba la investigación.

La semana pasada, Rojas fue visto brindando seguridad al expresidente Evo Morales, cuando éste visitaba sus domicilios en la ciudad de Cochabamba. Este acto fue cuestionado por funcionarios policiales.

Antes de ser comandante regional de Sacaba, Rojas estaba al mando de la Dirección Departamental de Tránsito, gestión en la que existieron denuncias por cobros irregulares en “batidas”, realizadas por personal policial.

Ministro de Gobierno pide evaluación interna.



A tiempo de posesionar al nuevo Estado Mayor de la Policía, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, pidió unidad en esta tarea titánica para reconstruir la patria.

“Ustedes son el nuevo Alto Mando policial posesionados por un gobierno democráticamente electo que tiene como objetivo la reconstrucción de nuestra patria, y esta tarea es titánica, pero unidos lo vamos a lograr”, dijo.

El Ministro dio un plazo de dos semanas a las nuevas autoridades policiales para entregar informes sobre el rendimiento y eficiencia en cada dirección de la institución para determinar ascensos y destinos.

“Con indicadores para que se pueda establecer con efectividad el trabajo de la Policía en cada una de las áreas donde desempeñaran sus funciones de manera efectiva, para que sean tomados en cuenta para ascensos y destinos”, recalcó.

Por su parte, el subcomandante de la Policía Boliviana, Juan Luis Cuevas, se comprometió a que el nuevo Estado Mayor sea el pilar fundamental del cambio e instó a los efectivos de la institución a cumplir sus funciones basados en principios ético morales y en beneficio del pueblo boliviano.

“La confianza depositada en nuestras personas amerita un reto profesional, en un momento de coyuntura histórica, en un escenario económico, político y social que demanda acciones concretas, observando principios éticos, morales y jurídico que van en pleno beneficio del pueblo boliviano”, aseveró Cuevas.

Fuente: Los Tiempos

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información