Militar dice que Evo movilizó gente de Chapare y amenazaron quemar La Paz

Días antes de su caída, Morales ordenó a los militares que dieran alojamiento a 2.000 personas que llegarían para contrarrestar las protestas. Tras su renuncia, amenazaron con incendiar La Paz.

Turbas afines al MAS generaron saqueos y caos en la ciudad de La Paz - Evo Morales (der) Fotos: Internet, Página Siete, Captura Eju, RRSS.

El excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Gonzalo Terceros reveló que Evo Morales y Álvaro García Linera lo amenazaron el 11 de noviembre de 2019 con incendiar el país, específicamente la ciudad de La Paz y los alrededores del aeropuerto de Chimoré rodeado de uniformados y cocaleros, si no les permitían despegar el avión rumbo a su refugio en México. Además dio a conocer que el exmandatario ordenó, días antes de su renuncia, que las FFAA alojen a 2.000 dirigentes para contrarrestar las movilizaciones cívicas en el país.



Según la declaración del exjefe militar ante el juez que lo envió el domingo a la cárcel, el 11 de noviembre de 2019 se encontró con una solicitud de ingreso de una aeronave militar mexicana “cuya misión escrita indicaba: Transporte de militares y personal de la Cancillería de México”. Explicó que esa solicitud no estaba al nivel militar, y que solo podía autorizarla la Asamblea Legislativa y la Fuerza Aérea Boliviana lo hizo conocer a la embajada de México.

El general de la FAB relató que sugirió a la embajadora que se cambie el motivo de la incursión a “transporte de militares y extranjeros”, para cambiar el tenor de la misión a apoyo humanitario y facilitar la salida de esa forma.

Además, según su relato, aclaró que él no era quien daba la autorización, sino el Departamento Tercero. Inmediatamente después, en su declaración, indica que recibió la primera llamada de Evo Morales, quien en tono amable le pidió que autorice el trámite de ingreso.

A las 16:00, Evo Morales llamó al general Kalimán, dice la declaración. El jefe de las FFAA le pasó el teléfono a Terceros y el tono de Morales cambió: “Si no me autoriza el ingreso de ese avión, usted será culpable de que los 15.000 compañeros que están bajando de El Alto a La Paz quemen la ciudad”.

Él respondió: “Por favor no haga eso, ordéneles que se vuelvan, que no cometan eso”, y luego Morales le replicó que él ya no tenía el control. “El encargado es el ministro Cocarico, llámenlo a él y lleguen a un acuerdo”, se lee en el texto.

Luego entregó el celular al entonces vicepresidente Álvaro García Linera quien también repitió: “Usted será el culpable de que los compañeros quemen La Paz si no da la autorización”.

Admite que alzó la voz y dijo: “No pueden hacer eso, la autorización ya está lista, haré seguimiento. Fueron acaloradas discusiones, le entregué el teléfono al comandante y sentí que me estaban haciendo responsable de la quema de las oficinas de El Alto.



A las 18:30 el avión ingresó y aterrizó en Chimoré. El siguiente problema para el despegue fue que Perú no habilitó su espacio aéreo. Ahí relata otra acalorada discusión con García Linera, que lo llamó y nuevamente amenazó. “General, si no deja que salga el avión mexicano todos los compañeros del trópico cochabambino se están alzando y va a correr sangre. Yo le indiqué, hermano vicepresidente, el problema no es que no quiera, sino que el espacio aéreo de Perú habría sido negado”. Poco después, indicó que se abrió el de Paraguay, con lo que todo se solucionó y la nave partió.

En una entrevista concedida a EL DEBER, a principios de 2020, el exvicepresidente García Linera apuntó que en la FAB estaba “la punta de lanza de esta trama golpista, en su comandante. Entonces denunció que esta fuerza había enviado aviones a Oruro, donde había un bloqueo para impedir el paso de potosinos rumbo a La Paz”.

Las 2.000 personas.

El expresidente Evo Morales habría ordenado al excomandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general Williams Kalimán, que alojen en un predio militar a 2.000 personas que tenían que llegar a La Paz para contrarrestar los bloqueos registrados en noviembre de 2019. “Ustedes los alojan”, le dijo Morales a Kalimán, según Terceros. Luego, Morales sugirió que sea en el coliseo del regimiento Ingavi, pero le respondieron que era pequeño. Luego se dirigió a él y le pidieron el coliseo a la entrada del TAM, “Yo le recordé que dependía del Ministerio de Deportes” y ahí llegaron.

El domingo 10 de noviembre, durante una reunión en la residencia presidencial de San Jorge, Kalimán alertó a Evo y sus ministros Javier Zabaleta, Carlos Romero y Juan Ramón Quintana sobre la existencia de “amenazas de sectores radicales, que pretendían tomar cuarteles, aeropuertos y hacían el pronunciamiento de guerra civil”. Estos sectores, tal como señala Terceros en su declaración, “eran sectores campesinos”.

De hecho, el 11 de noviembre, un día después de la renuncia de Evo, un grupo de campesinos llegó al centro de la ciudad de El Alto gritando: “Ahora sí, guerra civil; ahora sí, guerra civil”. La mayoría de las personas llevaban palos, entre otros objetos y hacían flamear la wiphala.

El general Terceros señala que pese a haber informado a Evo y sus ministros que la situación era crítica, que había riesgo de una “guerra civil”, la orden que recibió el comandante de las FFAA fue: “’No salgan a las calles y manténganse en sus cuarteles’, que él (Evo) enfrentaría a los que estaban bloqueando las calles con los sectores sociales afines al MAS y ahí hizo un paréntesis comentando de manera textual lo siguiente, en forma de broma se dirigió al entonces vicepresidente García Linera: ‘¿Cómo querías ir a la zona sur de La Paz con los dos mil compañeros que trajimos?, no te autoricé que vayan a enfrentarlos porque eran muy pocos, si hayan sido 10.000 yo te autorizaba’ y posteriormente, nos volvió a indicar que nos mantengamos en los cuarteles”.

“Ese mismo 9 de noviembre, después de informarle sobre la grave crisis y en presencia de García Linera, Quintana, Romero, Zavaleta y el Alto Mando Militar, le dijo: “’Si hay que ir a segunda vuelta, vaya, la vamos a ganar’, a lo que Evo respondió que consultaría a sus asesores para ver qué posibilidad había. También preguntó al general Kalimán cómo estaban las FFAA en munición y armamento” y ahí se enteró que “estaban cortos de munición de guerra, que máximo habría 40 cartuchos por fusil y que no tenían munición no letal”, dice Terceros.

Tras la reunión de las 8:00 del10 de noviembre, el general Terceros señala que se retiraron al comando en jefe a esperar el resultados de las reuniones que sostenían el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, con Kalimán y los comandantes de los Comandos Estratégicos Operacionales. “Ahí lo esperamos hasta las 15:30 aproximadamente, donde el general Kalimán nos comentó de manera textual: ‘Señores, Evo Morales ha decidido renunciar, está yendo a Chapare a renunciar por lo que creo conveniente, para hacer quedar bien a las FFAA, elaborar una nota de prensa. En ese momento sonó su celular, era Morales, el cual molesto le dijo que no querían llevarlo a Chimoré”.

Fuente: El Deber

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información