Evo justifica cargos jerárquicos de familiares de la diputada Valeria Silva en el Gobierno

El presidente Evo Morales justificó este martes que los familiares de la diputada oficialista Valeria Silva ocupen cargos jerárquicos en instituciones públicas en nombre del derecho al trabajo. Indicó que las acusaciones se hacen solo para desgastar a la también candidata a una diputación para los comicios generales de octubre.
Diputada Valeria Silva (izq) - Evo Morales Ayma (der).




Todos tienen derecho a trabajar, no porque uno es diputada, presidenta, vicepresidente no tiene derecho a trabajar, una cosa es nepotismo y está totalmente prohibido”, manifestó Morales en conferencia de prensa.

Según datos de la Contraloría, el padre de la legisladora, Óscar Silva, es jefe de Comunicación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y su esposo Joaquín Rodas es director general de la Unidad de Coordinación de Programas y Proyectos (UCPP), dependiente del Ministerio de Economía.

La madre de Silva, Liliana Guzmán, trabaja en el Ministerio de Defensa y sus hermanos ocupan cargos en la Contraloría General del Estado, el Banco Unión y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Morales recordó que en el pasado, en gestiones anteriores, los gobiernos neoliberales de turno también colocaban a sus familiares en distintos cargos.

“Recordar que (el expresidente) Jaime Paz Zamora, sus hijos fueron diputados, después de que fue presidente, su hermana era dueña del Palacio” de Gobierno.




Sobre el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada calificó a su yerno de “dueño del Palacio” de Gobierno, dijo que su hija fue diputada y en un tiempo su hermano fue Contralor del Estado. “Todo en familia”, remarcó.

Respecto al político Manfred Reyes Villa, aliado del expresidente Hugo Banzer y de Gonzalo Sánchez de Lozada, indicó que su hermano fue ministro de los dos partidos.

“Salía un presidente, acababa y otra vez negociando, por si acaso yo no hago eso, nunca voy a hacer eso, pero no por eso la familia no tiene derecho a trabajar”, apuntó.

En el actual régimen las denuncias apuntan hasta el momento a seis autoridades que han colocado a sus familiares en cargos públicos.

Entre los casos que se conocen se tiene a tres hermanos del exministro de la Presidencia, René Martínez Callahuanca, que ocupan puestos en reparticiones estatales como Insumos Bolivia, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema de Salud.

El ministro de Justicia, Héctor Arce, tenía a su hermana en YPFB y su excuñado es actualmente director del Segip (Servicio General de Identificación Personal). La ministra de Salud, Gabriela Montaño, tiene a su esposo trabajando en el Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem).

El ministro de Economía, Luis Arce, tiene a sus dos hijos trabajando en YPFB y la Agencia Nacional de Hidrocarburos. También en estos casos estuvo el expresidente de Comibol (Corporación Minera de Bolivia), José Pimentel, que tenía a su hermano con cargo en Comibol regional Oruro. A estos se suman el exministro de Desarrollo Productivo, Eugenio Rojas, que tiene a su hijo trabajando en Promueve Bolivia, una entidad descentralizada del ministerio.

Sobre el caso de la familia de Valeria Silva, Morales dijo que tiene derecho a trabajar y que él no tiene por qué estar investigando; pero si se demuestra nepotismo está prohibido.




Remarcó que la denuncia contra Silva pretende hacer escándalo para “desgastar a esa candidata, para darle mala imagen a una compañera” y dijo que no es sencillo “proyectar líderes jóvenes”, más aún mujeres, que “por ser mujer y joven tiene doble delito”.
Fuente: ANF
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información