Más videos muestran a Quillacollo como un “paraíso” de la corrupción

¿Qué hay detrás de la crisis en la Alcaldía de Quillacollo?, según el testigo que entregó los audios y videos: una red de corrupción que opera al menos 15 años y que se ha extendido a la política, justicia, abogados, grupos de choques, clanes y otros niveles como la dirigencia vecinal.
Encuentros. Los involucrados en la red de corrupción en el municipio de Quillacollo contaban el dinero fruto de los sobornos a las empresas, el tráfico de cargos, trámites y se lo distribuían en reuniones reservadas | Los Tiempos.




A fines de 2018 la red comenzó a resquebrajarse por la presión para recaudar más y la primera pelea se dio por los 40 mil bolivianos que el bloque de Zacarías Jayta, que llegó a la silla edil tras la caída de Eduardo Mérida, debe al grupo de choque que los ayudó a sacar a la autoridad edil, como consta en el primero de cinco videos recién revelados.

Uno de los recaudadores le respondió a Jayta, cuando éste le recriminaba por los cobros que aparentemente estaba desviando: “Escúchame me he prestado de todo lado para pagar esos 40 mil bolivianos. A los Gurkas les he dado 2.500”. Incluso, le dice que uno de la red fue secuestrado, porque no pagaban.

Como parte de una rendición de cuentas incluye el pago del transporte de seguidores a Sucre para evitar que los procesos que Mérida interpuso salgan a su favor. “Te he llevado corriendo 15 mil y he pagado 2.500 (más) a los Gurkas, 2 mil al auto y 500 a la flota”.

También se usó las compras menores para generar 50 mil bolivianos para ir a Sucre. “Querían comprar material de limpieza, compra menor por 49 mil, para que vayan a Sucre a lo del Mérida”, dijo uno de los testigos en un tercer video.

Sobre este aspecto, Jayta explicó en una carta atribuida a él que finalmente un magistrado le pidió dos ítems: en Desarrollo Humano y Catastro, para que Mérida no vuelva. En tanto, que otro testigo declaró en la Fiscalía que además recaudaban para el diputado del MAS, Lucio Gómez, y para un viceministro porque ayudaron a sacar a Mérida.   

De ahí que cada cambio de Alcalde en Quillacollo haya sido sólo una pugna para tomar el control de la red. Una vez que cayó Jayta entró Antonio Montaño, pero luego de cuatro meses de presiones para que replique el modus operandi fue alejado y en su lugar asumió Willy López, quien es mencionado en varias declaraciones como parte del grupo.




Un vez que se tuvo el control de la Alcaldía, los operadores, ubicados en puestos clave como las secretarías general, finanzas y recursos humanos, tomaron contacto con empresas a las que les ofrecen contratos por comisiones del 8 al 20 por ciento. Sin embargo, no siempre pueden cumplir porque los concejales también quieren favorecer a determinadas constructoras y nuevamente hay problemas porque las licitaciones se dirigen a otros y tienen que devolver los sobornos adelantados o asumirlos como préstamos.     

En el cuarto video de Jayta un operador le dice: “Ese amigo se ha presentado a tres (licitaciones) y de toditas le han bajado. Hay un alcantarillado de la calle Álamos, eso le daremos, porque 2.700 igual le había dado al Aleluya”.

A parte de los vídeos existen seis grabaciones de audio en las que  se escucha al grupo encargado de “generar” recursos para distribuirlos a la red contar el dinero de las coimas.

Por las declaraciones en la Fiscalía se conoce que también se hacía cobros en la gestión de Mérida y se sugiere que había una alianza con Lucio Gómez para traficar cargos desde 1.000 a 5.000 dólares. Ambos niegan esta denuncia.

La desconfianza entre los integrantes de la red fue creciendo, porque sabían que muchas de sus conversaciones fueron grabadas, incluso llegaron a controlar que a  las reuniones no se lleve celulares, se revisaba la ropa y en ocasiones quedaban en calzoncillo.

MÁS DATOS
La compra de la máquina de asfalto.
Las declaraciones de testigos y la del exalcalde Zacarías Jayta (FVP aliado del MAS) coinciden en irregularidades en la compra de asfalto por 11 millones de bolivianos a la empresa Vezla y que aún no se han pagado, porque el equipo no funciona.

El testigo que entregó audios y videos a la Fiscalía además dijo que la compra se coordinó con algunos dirigentes que viajaron a Santa Cruz, pero el trato se cerró en Cochabamba por 2,6 millones de bolivianos. El representante legal de la empresa, Rolando Morales, negó que exista alguna irregularidad e indicó que sólo se presentaron a una licitación nacional.

Jayta cuenta su verdad sobre la red en una carta que la escribió en la cárcel.
A través de una carta atribuida por la persona que la entregó a Transparencia y Fiscalía al exalcalde Zacarías Jayta, detenido en San Sebastián, éste cuenta su verdad y afirma que desde que asumió el cargo fue presionado por todos los concejales, excepto René Fernández, para traficar cargos.

“Lo primero que hacen es pelearse por las planillas de los funcionarios para las designaciones, en mi impotencia y rabia les entregué todo, pero los que me presionaban no sólo eran ellos, sino dirigentes y recomendados de altos dirigentes hasta personas que no eran funcionarios”, afirma Jayta en su carta.




Además, vincula al supuesto cobrador de la red, Israel Aleluya, con el exconcejal Víctor Osinaga y señala que les ayudó a tramar la caída de Mérida. “Este Aleluya hace los contactos con el magistrado Michel a quien Lucio Gómez apoyaba en las campañas, para este Michel hacen presión, desde Sucre el abogado Javier pide que su esposa vaya a como directora jurídica, antes estaba en recursos humanos”.

En la carta de seis páginas, el exalcalde también afirma que entregó las coimas de la planta de asfalto a la mayoría de los concejales en sobres. Los montos oscilaban entre Bs 20 mil y 21 mil. Aclara que sólo uno no le pidió ninguna dádiva, el resto exigía dinero o cargos.
Fuente: Los Tiempos
Concejo analizará si ampliarán el Caso Audios de Corrupción II
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información