Incidentes en aeropuerto ponen en riesgo certificación internacional

La toma violenta del aeropuerto internacional de El Alto, ayer, por parte de grupos afines al Gobierno y en contra de la llegada del  líder cívico cruceño Luis Fernando Camacho puede causar que organismos internacionales que regulan la aeronáutica civil quiten la certificación de categoría internacional al aeródromo.
Un grupo de afines al MAS ingresa a la fuerza al aeropuerto de El Alto, ayer., Foto: AFP.




Según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la introducción a un aeropuerto de artefactos o sustancias peligrosas con fines criminales son actos de interferencia ilícita que no están permitidos y que deben evitarse en los aeropuertos de todo el mundo.

El secretario general del Sindicato de Servicios de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa), Grover Muñoz, denunció que grupos afines al Gobierno realizaron la toma violenta del aeropuerto poniendo en riesgo la seguridad operacional.

Muñoz señaló que la turba bloqueó tres puntos de ingreso al complejo con el asesoramiento del jefe del aeropuerto, Ibert Aguilar, funcionario contra el que pesan dos procesos penales.
Ibert Aguilar presenta multiples procesos penales.
“Se han entrado al hall principal y se tuvieron que cancelar vuelos, se ha obstruido y se alteraron los itinerarios.  En la mañana, un vuelo de BoA que tenía que ir a Huanuni fue cancelado y posterior a eso había conversaciones sobre reprogramaciones de otros vuelos”, explicó.

Tras los incidentes, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) indicó, en un comunicado, que las afirmaciones de que se retire la categoría internacional al aeropuerto carecen de veracidad.

En cambio, el analista Omar Durán explicó que la seguridad aeroportuaria es la más cuidada en todos los países del mundo y está después de la seguridad nuclear. “Hay la toma de ese aeropuerto con violencia, cachorros de dinamita, cuando en ningún aeropuerto del mundo te dejan llevar ni un cortaúñas. Esto pone en riesgo su categoría de aeropuerto internacional”, dijo.  




En tanto, el exdirector de la extinguida Superintendencia de Telecomunicaciones (Sitel), Wilson Villarroel, explicó que la seguridad no fue reforzada y que, por el contrario, hubo un deliberado descuido en la misma.

“La Policía no se mueve si no hay órdenes superiores y por lo visto no hubo órdenes superiores. Eso depende de las autoridades de Gobierno, que no han tomado previsiones para una mayor seguridad, sino que las ha restado de manera desaprensiva, lo que puede derivar en que se quite la certificación. (Los policías) han sido rebasados, han desaparecido por una orden misteriosa de autoridad superior”, dijo.

Villarroel indicó que la turba provista de palos no debía haber pasado del área perimetral del aeropuerto, más aún tomando en cuenta que se trata de la segunda llegada de Camacho.

Si nos atenemos a normas aeronáuticas, en el primer incidente ya debía haber un fuerte llamado de atención. ¿Cómo puede haber gente gritando en pasillos con palos, piedras,  amenazando la seguridad de los pasajeros y no dejarlos pasar?”, cuestionó.

Villarroel dijo que la DGAC tiene la misión de velar por la seguridad técnica “si un avión sale con suficiente gasolina”, pero la Autoridad de Telecomunicaciones y Transporte (ATT) es la encargada de la seguridad aeroportuaria.

“El administrador de aeropuertos es la ATT, pero aquí es el gran ausente. El director ejecutivo de la ATT brilla por su ausencia. Nadie lo entrevista porque no se sabe cómo opera el régimen jurídico. Él tiene que responder por todo lo que ha ocurrido”, indicó.

Auditoría OACI.
Entre el 14 y el 24 de octubre de este año, la OACI debía realizar una auditoría a la seguridad de operaciones de aviación en Bolivia. Este anuncio fue realizado en el marco del accidente de la aerolínea boliviana LaMia (ocurrido en noviembre de 2016 y que dejó 71 muertos) y de los constantes incidentes protagonizados por la estatal Boliviana de Aviación (BoA).

Los expertos encargados de la auditoría debían seguir un protocolo para investigar y buscar respuestas.

En 2013, el país obtuvo una nota de 67,42 puntos (sobre 100), mientras que en la última auditoría, de 2016, obtuvo 85,89 puntos. Estas auditorías se realizan cada tres o cuatro años.

“Según las normas internacionales, gente con palos y piedras no debió haber pasado el perímetro del aeropuerto”

PIDIERON  REFORZAR LA SEGURIDAD.




En un comunicado, la DGAC indicó que instruyó con anticipación a la administración del aeropuerto elevar el nivel de seguridad de aviación civil, conforme a una evaluación del riesgo.

Según el escrito, en el aeropuerto se preservó la seguridad de los pasajeros, tripulantes, el personal en tierra, el público en general y las operaciones.

PIDEN A LA FISCALÍA INVESTIGAR DE OFICIO.
El senador opositor Yerko Núñez exigió ayer a la Fiscalía investigar de oficio el cerco interpuesto en el aeropuerto Internacional de El Alto.

“Hemos visto cómo se ha puesto en riesgo la vida del presidente del Comité Pro Santa Cruz (Fernando Camacho), por lo tanto, requiere una investigación. Camacho lo único que está pidiendo es que se respete la democracia”, agregó.

Núñez dijo que se solicitarán las grabaciones de las cámaras de seguridad de la terminal área para que se pueda identificar a las personas que bloquearon y pusieron en riesgo la vida de ciudadanos.

Tenemos información de que se trata de funcionarios de las cámaras de Senadores y Diputados y, por lo tanto, se tiene que investigar, y las cámaras nos van a decir quiénes son esos funcionarios”, detalló.

El legislador dijo que también se envió una carta al ministro de Gobierno, Carlos Romero, para preservar la seguridad de Camacho.
Fuente: Los Tiempos
Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | más información